5 cosas que un reclutador no necesita saber sobre ti

Es importante ser completamente honesto en una entrevista; sin embargo, la conversación debe respetar algunos límites.

El objetivo de la entrevista es conocer solo los puntos pertinentes para la selección de un candidato, como sus experiencias, competencias y expectativas en cuanto a la vacante. Todo lo que vaya más allá de eso, puede ser dispensado.

Muchas empresas tienen la política de no contratar a quien tiene un cónyuge empleado en la misma empresa, por ejemplo. Por una cuestión estratégica, de confidencialidad, la empresa tiene el derecho de querer saber si la persona con la cual estás casado ya trabaja en una empresa del mismo sector.

Sin embargo, de forma general, es mejor evitar mencionar voluntariamente detalles sobre tu vida privada que no hacen diferencia al proceso selectivo.

A continuación, te mostramos 5 puntos sobre un candidato que se deben dejar fuera de la discusión en un proceso selectivo:

1. Religión

Algunas empresas pueden preguntar acerca de las creencias de un candidato con el fin de conocer mejor sus compromisos y hábitos, así como de su disponibilidad para trabajar en domingos y días festivos, por ejemplo.

Sin embargo, la fe o la falta de ella en una religión no es un tema sobre el cual debas sentirte obligado a responder. Si eso se le pregunta, el solicitante tiene el derecho de cuestionar cuál es la importancia del tema para la empresa.

2. Posicionamiento político

En tiempos de discusiones acaloradas sobre política, es mejor no traer el tema a la luz ante el reclutador. Como este es un tema que suele estar a flor de piel para mucha gente, es mejor evitarlo, a no ser que el cuestionamiento salga de tu interlocutor.

¿Y cómo reaccionar si el reclutador hace algún comentario o pregunta en ese sentido? Lo mejor es responder de la forma más sobria y equilibrada posible, siempre respetando el punto de vista del otro, aunque sea completamente opuesto al tuyo.

3. Edad

Ningún candidato está obligado a proporcionar su edad si no lo desea; pero, por otro lado, es comprensible que el reclutador se interese por este dato.

Saber la edad del candidato puede ser importante para quien quiere montar un equipo diverso, incluso desde el punto de vista de edad, con visiones de mundo diferentes. De cualquier manera, no es una información crítica, por lo tanto no es imprescindible.

4. Razones personales por las que dejaste tu anterior trabajo

Describir tu historia profesional de forma sincera y coherente es crucial para el éxito de una entrevista de trabajo, pero no todos los detalles necesitan ser colocados en la mesa – sobre todo si involucran conflictos interpersonales.

Si te peleaste con tu jefe y pediste la dimisión, por ejemplo, no es preciso contar lo ocurrido con todas las palabras, ni siquiera si el reclutador insiste.

5. Los nombres de las empresas para las cuales estás solicitando trabajo

El entrevistador tiene el derecho de preguntar si el profesional está participando en otros procesos selectivos, así como la fase en la que se encuentra en cada uno de ellos. Es el tipo de información que puede ayudarle a agilizar el proceso de contratación, si es necesario.

El reclutador puede incluso preguntar de cuál segmento forman parte los otros posibles contratantes – pero no se puede exigir conocer sus nombres; puesto que, muchas veces, el candidato participa de selecciones que requieren confidencialidad.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com