6 medidas que debes tomar si estás sobrecargado en el trabajo

Demandas no faltan en la rutina de trabajo. Y, de tarea en tarea, el gran reto se puede transformar en una sobrecarga. Incluso con el temor de decepcionar a tus compañeros de trabajo o peor, a tu jefe, no hay duda: esta no es la mejor opción para tu salud. A continuación te proponemos algunas medidas a tomar si te encuentras sobrecargado en el trabajo:

1) No entres en el juego del “estoy ocupado”

A pesar de lo cuestionable que pueda parecer, es verdad: las personas que acumulan tareas sin pestañear son bien vistas en el mercado de trabajo. Incluso sin darte cuenta, es común que termines sintiéndote poco valorado si no tomas esta misma actitud. Si este es tu caso, ten cuidado: una rutina dominada por el pensamiento de “estoy ocupado” no es para nada saludable.

Además de hacer agotarte física y mentalmente, te volverá más irritable y enfermizo, afectando, además, tu rendimiento y productividad.

2) Reconoce cuando no sabes hacer algo

Nadie sabe hacerlo todo. Y por más obvio que pueda parecer, en el trabajo no es tan simple. Para mostrar que están comprometidas, las personas terminan aceptando tareas que no dominan – y dedicando demasiado tiempo a un mismo proyecto.

Al verte una situación como esta, no es necesario, necesariamente, negar la propuesta de tu jefe. Pero sí puedes admitir que no te encuentras cómodo con ella; por lo que será mucho más fácil pedir ayuda y orientación. Esto te ahorrará tiempo y garantizará una entrega con mayor calidad.

3) Haz pausas

¿Te sientes estresado o desanimado con alguna tarea? Deja tu escritorio por un par de minutos. Detente para hablar con un colega en quien confías, pida ayuda, ve al baño, etc. No tienes porque sentirte menos competente por eso. Después de estos intervalos, volverás a trabajar con la cabeza más ligera y será más fácil concentrarse de nuevo.

4) Habla con los colegas que normalmente no trabajan contigo

Pasar mucho tiempo frente al mismo trabajo o proyecto va a dificultar tu visión. Por eso, cuando sientas que estás perdiendo el tiempo y no logras llegar a ningún lugar, puede ser muy útil buscar una nueva perspectiva. Un colega de otra área, por ejemplo, puede ofrecer exactamente las ideas que necesita para hacer el trabajo.

5) Deja de aceptar nuevas tareas

Por más que quieras ayudar o si te sientes mal, di “no” a las peticiones de compañeros o superiores. Es preciso tener conciencia de que “más” no siempre es mejor – y, en realidad, esto puede entorpecer más que ayudar.

Si no tienes noción de lo que realmente puedes hacer sin sobrecargarte, vas a terminar dañando la calidad de tu trabajo y, probablemente, tu salud. Aprende a decir “no”.

6) Entiende lo que es temporal (y lo que no lo es)

Hay períodos durante un proyecto especial o por las vacaciones de un compañero, por ejemplo – en el que realmente necesitas trabajar más. Y todo bien. El problema es cuando lo que parecía temporal, en verdad, parece no tener fin. Vale la pena hacer el ejercicio de mirar alrededor y ver cómo es la rutina de trabajo de las otras personas, si eres la única funcionaria con una sobrecarga laboral, es señal de que algo está mal.

 

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com