Las peores formas de abandonar tu empleo

Puede que no vayas a permanecer en el mismo empleo para siempre, y que debe salir de allí, pero esto lo debes hacer de la manera correcta y dejando puertas abiertas para el futuro. Lo ideal es que dejes tu cargo de manera amistosa. Por ello, en esta ocasión te presentamos algunas de las peores formas de abandonar tu empleo que debes evitar a toda costa:

1. Salir por “el calor del momento”

El estrés llega a un nivel tan alto que simplemente decides arrojar todo por la borda, te diriges a la sala de tu jefe y simplemente gritas que renuncias. Parece la escena de la película, pero en realidad es una situación que puede ocurrirle a cualquiera, llevando todas sus posibilidades de recomendación a la basura. Si este es tu caso, respira profundamente y contrólate antes de hablar sobre tu salida.

2. Salir por un momento vergonzoso

En la última reunión o fiesta de la empresa hiciste algo completamente vergonzoso y piensas que no podrás recuperarse de esto. En lugar de enfrentar a todos tus compañeros prefieres dejar el trabajo y no tener que vivir con la vergüenza. Por supuesto que debes comportarte bien en el ambiente de trabajo o en entornos en los que estén presentes tus compañeros y jefes, pero nadie se encuentra libre de cometer un error. Lo ideal es que te disculpes por el error y muestres que sabe lidiar con los momentos vergonzosos.

3. Renunciar porque el trabajo es demasiado arduo o complicado

¿Crees que el trabajo es muy complicado, que estás acumulando una gran cantidad de funciones y que las expectativas de tu jefe son muy altas? Pero no por ello debes de ir en busca de un trabajo más sencillo. Tal vez las expectativas sean realmente muy altas, pero lo ideal es considerar esto como un desafío y demostrarte a ti mismo que eres capaz de superarlas. Tu jefe debe confiar en ti, de lo contrario no pondría dichas tareas bajo tu responsabilidad. Lo que tienes que hacer es mantenerte motivado y probarte que eres digno de dicha confianza.

4. Salir por inmadurez

Te encuentras en tu primera etapa o empleo después de la universidad y sientes nostalgia de dormir en la tarde, asistir a lugares más divertidos los fines de semana y pasar largas horas con sus amigos, por lo que decides dejar el trabajo y hacer todo esto de nuevo, sin darte cuenta que esta época ya terminó. Tienes que aceptar que vida ha evolucionado y, más que eso, debes entender que el trabajo no significa dejar de divertirse. Sólo tienes que encontrar espacio para las dos cosas en tu vida.

5. Renunciar para seguir tus sueños

Esto se refiere a dejar un empleo estable para perseguir un sueño que hasta ahora sólo existe en tu imaginación. Todo lo que tienes son tus deseos, pero, en realidad, necesitas mucho más que eso para poder llevarlos a cabo. Por supuesto que necesitas perseguir tus sueños, pero trata de hacer esto en paralelo a tu trabajo.

 

 

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com