Los 4 secretos para acabar con la falta de motivación en el trabajo

1 – Comienza con algo pequeño

Antes de agobiarte con tareas demasiado complejas o aburridas; lo ideal es comenzar con pequeñas tareas, como responder mensajes de correo electrónico o terminar un proyecto que casi se encuentra completo.

¿Por qué? Cuando te encuentras con falta de motivación en el trabajo, las investigaciones apuntan a que tienes que comenzar con un “estado de flujo”, que sucede cuando te encuentras tan absorto en tu trabajo, con atención plena, que parece que nada más existe. Si estás en un estado de flujo, estás totalmente centrado y dando tu mejor esfuerzo.

Sin embargo, no es algo tan fácil de alcanzar. Por ello, lo ideal es comenzar con pequeñas tareas; así, podrás entrar más fácilmente en el “modo de trabajo”.

2 – Poner plazos

Casi siempre, la falta de motivación en el trabajo y la postergación caminan lado a lado. Es difícil sentirse inspirado para progresar cuando sentimos que tenemos todo el tiempo del mundo para completar un proyecto. Sin un plazo para entregarlo, no tenemos casi ningún motivo para trabajar.

Es por eso que la ciencia dice que puede ser útil poner plazos diarios, en vez de semanales o mensuales. Entonces, al contrario de decirte a ti mismo que el informe estará listo en un mes, se establece un plazo de 30 días que debes de cumplir paso a paso.

3 – Trabajar en bloques

Cuando te está sintiendo sin motivación o inspiración, pensar que tendrás que estar en el trabajo por horas puede parecer insoportable. Pero existe una manera de remediar esto.

Trabajar en bloques de tiempo, con pequeños intervalos, es mucho mejor para la productividad y la motivación.

Si trabajas por 52 minutos con intervalos de 17 minutos, dividiendo tu tiempo de trabajo en pequeños lapsos, el proceso será mucho menos agotador; además, entre intervalo e intervalo podrás darte algunos minutos de descanso o de esparcimiento. Y la verdad es que existen varios beneficios asociados a dar a tu cerebro un poco de descanso – incluyendo mejoras en la memoria.

4 – Ten un socio de confianza

¿Aún te sientes desmotivado? Tal vez es hora de llamar a los refuerzos, como por ejemplo, un compañero de trabajo de confianza.

Por ejemplo, dile a tu compañero de trabajo que te ayude a centrarte en lo que tienes que hacer y que te recuerde cuando te estás distrayendo. A nadie le gusta estar rodeado, sentirse observado o perseguido, pero es preciso admitir que esto te dará un impulso extra para completar tus tareas.

Un estudio llevado por el Dr. Gail Matthews, un profesor de psicología en la Dominican University en California, encontró que el 33% de los participantes son más propensos a cumplir con sus tareas cuando los observan, comparten con otras personas y hacen actualizaciones regulares de sus progresos.

No podemos negarlo, todos necesitamos ayuda. Por lo tanto, no dudes en depender de otras personas cuando necesitas un poco más de confianza, motivación y responsabilidad.

 

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com