¿Para qué sirve LinkedIn? 3 consejos de uso para tu empresa

Lanzado en 2003, en la época en que las redes sociales — algunas famosas hasta el día de hoy, como Facebook — estaban surgiendo, LinkedIn fue inaugurado con algunas funciones básicas y con el objetivo de aumentar el networking profesional de sus usuarios. ¿Para qué sirve Linkedin?

Con el aumento de los inscritos, sin embargo, la plataforma fue adquiriendo otras características, que la convertirían en una versión para negocios de otras redes sociales.

Hoy en día, si quieres sobresalir en el ámbito virtual y hacer que tu marca personal o empresa sean cada vez más conocidos, solicitados y respetados, debes hacer, forzosamente, uso de Linkedin.

A continuación, te presentamos 3 consejos de uso de LinkedIn para tu empresa:

1. Ten una company page

Las company pages son relevantes porque permiten que la empresa construya una audiencia, que puede ayudar con el apalancamiento inicial de un nuevo mensaje, disfrutando y compartiendo nuevos posts en el blog.

Por ello, te recomendamos crear y optimizar tu company page, dejando actualizada. Un punto positivo, por cierto, es el hecho de que en LinkedIn la competencia por la atención del usuario es menor que en la red social de Zuckerberg. En primer lugar, porque menos empresas están presentes; en segundo lugar porque, al menos idealmente, no tendrás que competir con las publicaciones de amigos, familia y fotos de gatitos.

2. Publicar contenido en LinkedIn

Una posibilidad que LinkedIn ofrece es la de hacer una publicación en una plataforma propia, llamada Pulse, de forma similar a un blog.

Desde el punto de vista tanto profesional como de la empresa, publicar en la red social es muy interesante, ya que, según una encuesta realizada por LinkedIn, el 75% de sus usuarios leen o interactúan con el contenido en la plataforma al menos una vez por semana. Para las empresas, es una buena forma de construir reputación y llegar a una audiencia mayor.

De forma general, sin embargo, publicar en LinkedIn puede terminar siendo un dilema, ya que el contenido está limitado a la plataforma y no permite que tengas el control sobre otros elementos (el diseño y los enlaces de la página, por ejemplo), como es el caso de los blogs.

Para ello, hay algunas soluciones, como publicar un resumen o introducción en LinkedIn y, a continuación, un enlace que lleve al blog de hecho; publicar el contenido en el blog de la empresa y esperar algún tiempo antes de publicarlo en la red social; y escribir un texto similar al del blog, pero con otro enfoque.

3. Únete a grupos

Puedes buscar por profesionales expertos en tu área o que tengan cargos específicos de tu público objetivo y, a partir de sus perfiles, consultar los grupos en los que participan. A partir de sus intereses, puedes asignar grupos significativos para tu empresa.

Las discusiones más populares de un grupo por lo general reciben más visibilidad, quedando en la parte superior de la página. Contribuir con esos temas que están en el punto culminante es otra forma de quedar en evidencia. Por ello, no olvides muy activo, comentar, hacer preguntas en las contribuciones de otros participantes.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com