PROMOCIÓN DE LA SALUD: concepto, prevención y educación

La promoción de la salud se basa en dos pilares fundamentales, uno de los cuales se refiere a nuestros comportamientos cotidianos y el otro, a las circunstancias en las que vivimos. Ambos tienen un gran impacto en la vida y la salud, es decir, la salud del hombre está fuertemente influenciada por estos dos factores.

La promoción de la salud pretende ofrecernos una visión holística, es decir, mirar a las personas como un todo, de una forma integral, pues ser saludable es mucho más que la inexistencia de enfermedad. La formación online de promoción de la salud da respuesta a todas las necesidades que planteamos a continuación.

Concepto de promoción de la salud

La definición de la promoción de la salud nos lleva ante todo a un concepto muy importante que es el concepto de salud. Para comprender mejor su concepto, veamos la definición dada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta define la salud, como “el bienestar físico, mental y social, más que la mera ausencia de enfermedad…” Esta definición va, por lo tanto, en contra de los conceptos de salud, a menudo arraigados en los individuos, que suponen que estar sano es simplemente no presentar ninguna enfermedad.

En este sentido, la promoción de la salud debe ser considerada de una forma amplia. Es decir, promover la salud es mucho más que efectuar la mera prevención de enfermedades.

Promover la salud no solo mejora nuestra condición de salud, sino que también mejora nuestra calidad de vida y nuestro bienestar. Sin embargo, como veremos más adelante, la prevención de enfermedades es sin duda uno de los pilares esenciales de la promoción de la salud.

Una buena alimentación está en la base de la promoción de la salud

Una buena alimentación está en la base de la promoción de la salud

Prevención y promoción de la salud

La palabra “prevención” surge en el contexto de la promoción de la salud, como un conjunto de actitudes que debemos tomar por adelantado, para evitar ciertos acontecimientos. Es decir, surge en el sentido de “precaución” o de evitar ciertos riesgos.

En este sentido, la prevención y promoción de salud surgen también asociadas al cambio de actitudes de modo a efectuar una eficaz prevención de enfermedades.

Promoción de la salud y prevención de enfermedades

Seguramente todos conocen el dicho “prevenir es la mejor medicina”. De hecho, la prevención de enfermedades es sin duda el camino a seguir. Esto no quiere decir que debemos descuidar el tratamiento de las enfermedades, sino que debemos hacer una apuesta clara en su prevención.

Observemos el siguiente ejemplo: determinado individuo efectúa una alimentación rica y equilibrada, realiza ejercicio físico de forma regular y procura tomar actitudes asertivas, procurando llevar una vida sana. Este individuo tiene una actitud correcta que le permite efectuar prevención de enfermedades. La probabilidad de que este individuo sufra de hipertensión arterial o diabetes, por ejemplo, se reduce. Otro individuo, por el contrario, tiene una alimentación no regulada y lleva una vida sedentaria. La probabilidad de que este individuo padezca hipertensión arterial o diabetes es considerablemente mayor. En presencia de la enfermedad, este individuo verá aumentado su riesgo de muerte prematura, tendrá mayores costos con la medicación y otros tratamientos médicos, verá reducida su calidad de vida, etc. La apuesta por la prevención del primer individuo tiene claramente múltiples beneficios.

En resumen, la apuesta por la prevención de enfermedades tiene numerosas ventajas. Además de las ventajas que son obvias, que están relacionadas con la mejora de la condición de salud de las personas, otras ventajas están relacionadas como son: la disminución de los costos económicos con la salud, la disminución de las ausencias al trabajo por motivos de enfermedad, mejora de la calidad de vida, entre otras.

Promoción de la salud: conceptos y estrategias

Las primeras recomendaciones fueron emanadas de la primera Conferencia Internacional sobre Promoción de la Salud que se celebró en 1986 en Canadá. Aquí, se destacó la preponderancia de la salud como un todo, donde ésta debe ser entendida como un precioso recurso para la vida, y no como objetivo de vivir.

O sea, la salud debe ser entendida de una forma positiva, dando especial énfasis a los recursos personales y sociales de cada individuo, no cabiendo, por eso, la responsabilidad de la promoción de la salud exclusivamente al sector de la salud, sino a todos nosotros caminando, así, hacia un bienestar global. Cada individuo debe pensar y actuar para aumentar el control sobre su salud.

Debemos mirar el concepto de promoción de la salud de una forma amplia, involucrando a los organismos estatales, entre otros, que tutelan los sistemas de salud. Estos organismos deben ocuparse de definir políticas, planes o programas de Salud pública que contemplen medidas que permitan a las personas prevenir determinadas enfermedades. Estos organismos pueden, por ejemplo, crear programas o planes específicos para combatir y prevenir la diabetes, la hipertensión arterial, etc.

A título individual, cada uno de nosotros debe comprender la importancia de la promoción de la salud y actuar en consecuencia. Las empresas u organizaciones son también entidades que deben preocuparse por la promoción de la salud de sus colaboradores.

Educación para la salud

La promoción de la salud enfatiza que los individuos deben poseer un papel activo, asignándoles más control sobre las condiciones que afectan su salud. Varios estudios demuestran que los individuos capaces de ejercer un mayor control y toma de decisiones sobre su salud, se sienten más saludables.

En este sentido, el fortalecimiento del conocimiento por parte de los individuos, de forma a ser tomadas medidas más asertivas es de primordial importancia. La educación para la salud pretende aumentar los conocimientos de los individuos, dotándolos de herramientas que les permitan un mejor aprendizaje, ampliando sus conocimientos y desarrollando competencias que permitan mejorar la salud individual y de la comunidad circundante.

El principio es que las personas con más y mejores conocimientos tienden a gestionar de una manera más asertiva su salud y, en consecuencia, a mejorar su calidad de vida.

Promoción de la salud y calidad de vida

La promoción de la salud y la calidad de vida son factores indisociables. No podemos tener una buena calidad de vida sin que tengamos salud.

Las condiciones de vida, sobre todo en el mundo occidental, han evolucionado bastante en los últimos años, trayendo significativas mejoras para la calidad de vida de las personas, pero también han traído estilos de vida poco saludables.

Estos cambios en el estilo de vida han evolucionado de tal manera que a menudo ni siquiera nos damos cuenta de la espiral en la que vivimos. Lamentablemente, si no se hace nada en contra, estos nuevos estilos de vida tienen hoy y seguramente tendrán en el futuro cada vez más efectos nefastos en nuestra salud y, por tanto, en nuestra calidad de vida.

Los cambios en el modo de vida de las poblaciones, basados en estilos que nos conducen a una vida sana es, por lo tanto, un importante designio en la prevención de enfermedades y promoción de la salud. Por lo tanto, trazar otro rumbo es impostor. Se debe hacer hincapié en la promoción de la salud, en la prevención de la enfermedad, sin dejar, por supuesto, descuidar su curación.

La actividad física es clave en todas las políticas de promoción de la salud

La actividad física es clave en todas las políticas de promoción de la salud

Acciones de promoción de la salud

Las acciones de promoción de la salud son iniciativas que permiten de alguna manera mejorar la condición de salud de los individuos o de las poblaciones. Pueden ser acciones colectivas, llevadas a cabo por organizaciones o acciones individuales, concretadas por cada uno de Nosotros.

Dividiremos las acciones en tres grupos: las acciones de los organismos estatales, las de las empresas (en el lugar de trabajo) y las acciones individuales (de cada uno de Nosotros).

Promoción de la salud: organismos

Los estados, a través de sus organismos nacionales o regionales, pueden y deben crear planes que incluyan acciones concretas destinadas a mejorar la condición de salud de las poblaciones.

Estos planes deben elaborarse sobre la base del conocimiento de las principales enfermedades que afectan a una población en particular. Por ejemplo, si en una región determinada las personas mueren más por infarto, entonces se deben tomar medidas para prevenirlas. Podemos crear, por ejemplo, un plan para hacer llegar información a la población alertando sobre los peligros de la tensión arterial elevada (uno de los factores con fuerte influencia en la enfermedad), entre otras medidas que se juzguen adecuadas.

Estos planes deben ser llevados a cabo por expertos en salud pública y en las diferentes especialidades de la salud.

Promoción de la salud en el lugar de trabajo

Las acciones de promoción de la salud en el lugar de trabajo son también de capital importancia. La productividad de los trabajadores en las empresas y organizaciones está directamente relacionada con su calidad de vida y con su salud mental y física. El estrés en el trabajo, por ejemplo, es hoy en día un factor preocupante en las empresas y organizaciones. Es de capital importancia llevar a cabo programas de promoción de la salud que permitan combatir esta plaga.

La promoción de la salud en el lugar de trabajo es el procedimiento que resulta del esfuerzo agregado de los empleadores, los trabajadores y la sociedad en general para mejorar la salud y el bienestar de las personas en el trabajo.

Acciones como flexibilización de los horarios de trabajo y del lugar (como el teletrabajo por ejemplo), formación continua, ampliación de tareas y rotación (en los casos de trabajos repetitivos), incentivos al buen ambiente de trabajo, mejoras en la ergonomía, mejoras en las condiciones de las instalaciones, incentivo a la alimentación saludable en las cantinas de las empresas, incentivos a la práctica de ejercicio físico, formación y ayuda en la lucha contra el estrés, incentivo al abandono del tabaco, etc. son ejemplos de algunas acciones que las empresas pueden llevar a cabo, con el fin de promover la salud en el lugar de trabajo para sus trabajadores.

Acciones individuales de promoción de la salud

A nivel individual, cada vez más personas se preocupan por mantenerse saludables y, por lo tanto, previenen ciertas enfermedades. El hombre ha venido a tomar conciencia de que está en sus manos mantenerse sano, debiendo, para ello, mantener hábitos y prácticas que lo conduzcan en ese sentido. Es ejemplo de eso, el cuidado con la nutrición, pues como es sabido una buena alimentación hace toda la diferencia o el ejercicio físico que es de enorme importancia en la salud y en el bienestar. O sea, alimentación y salud y ejercicio físico y salud son conjuntos de palabras indisociables, constituyendo dos ejemplos de importantes designios en la promoción de la salud.

En este sentido, debemos desarrollar programas o acciones que apunten a la promoción de la salud. Un programa de promoción de la salud debe ser diseñado de forma a permitir mejorar la condición de salud de las personas, donde se encuadran las actividades de turismo de salud.

La promoción de la salud está, ante todo, en las manos de cada uno de nosotros, ya que nos corresponde tomar las decisiones diarias que más influyen en nuestra salud y bienestar.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies