¿Qué hacer después de la entrevista de trabajo?

La entrevista de trabajo es siempre una situación tensa para todos los profesionales que se encuentran buscando un puesto de trabajo. Y los candidatos suelen encontrarse aún más nerviosos en épocas de crisis en las que los puestos de trabajo son raros y el tiempo para el reemplazo aumenta. Por ello, en esta ocasión te presentamos una serie consejos para ayudarte a sortear esta etapa de la mejor forma posible y, así, lograr obtener ventaja en el proceso selectivo.

¿Sueles tener dudas respecto a qué hacer después de la entrevista de trabajo? Echa un vistazo a las sugerencias que te compartimos a continuación y, por supuesto, no olvides en ponerlas en práctica:

1 – Buena o mala, la entrevista es siempre un momento de aprendizaje y una oportunidad (puesto que no a todos los profesionales los llaman para entrevistarlos); así que no tienes porque sentirte molesto y mucho menos expresarlo una vez que la entrevista finalice (esto dará una muy mala imagen de ti). De esta forma, no te olvides de llamar al entrevistador por e-mail con una nota que muestre el aprecio que tienes por el tiempo dedicado y los conocimientos obtenidos con la conversación. Sé sincero, pero no intentes ser alagador, pues esto no creará una imagen profesional de ti. Limítate a ser directo y profesional; así mismo; aunque ya no te encuentres en la entrevista, no te olvides de emplear un lenguaje formal.

2 – En caso de que hayan surgido asuntos de interés mutuo y, poco después, te encuentres con un artículo sobre el tema, un curso o una personalidad interesante, compártela con el entrevistador; de hecho, este puede ser el inicio de una relación profesional; por lo que también debes de tener en cuenta los profesionales que puedes incluir en tu red de contactos.

3 – Espera a que el entrevistador cumpla con el plazo señalado, para la respuesta sobre tu aprobación/reprobación. Es inadecuado, por ejemplo, intentar obtener una respuesta precipitada, sobre todo antes del vencimiento del plazo mencionado.

4 – En caso de que la fecha límite de la respuesta haya pasado hace algún tiempo, es aconsejable enviar un e-mail educado preguntando si el entrevistador tiene alguna novedad sobre el proceso de selección. No obstante, no presiones demasiado y siempre que envíes un e-mail no te olvides de hacerlo, como ya dijimos, de la forma más profesional posible.

5 – Si el trabajo es conquistado, crea una lista particular sobre los puntos positivos y negativos de los que pudiste percatarte en la empresa antes de ser contratado; y si es que estos puntos permanecen en el en tu día a día. Siempre es importante saber evaluar si estos pueden ser aprovechados para tu beneficio o el de la empresa con relación a su contratación, o como meta de un futuro proyecto de mejoras en los procesos o posturas percibidos. Las buenas ideas son siempre bienvenidas; además de que un profesional serio siempre tomará en cuenta en aquello que ha fallado para realizar una retroalimentación sobre su persona.

 

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com