¿Sabes qué es el feedback?

A continuación, te decimos cómo funciona el feedback en las empresas y cuáles son sus principales objetivos; así como la mejor forma de reaccionar en esta situación.

No todo el mundo sabe exactamente lo que es el feedback, aunque este término es común en el mundo corporativo. En traducción libre al español, esta palabra significa “retorno” o, más específicamente “retroalimentación”. Y es este, básicamente, el sentido que tiene en las empresas.

De esta forma, el feedback o retroalimentación es un “retorno” que el jefe da a un subordinado para orientarle sobre su desempeño y los puntos que deben ser mejorados.

El feedback, normalmente, se da en una conversación privada (se considera de mala educación hacerlo en una plática pública). Cuando la herramienta es utilizada formalmente en la empresa, este encuentro suele ser preprogramado. También existen feedbacks menos formales, que pueden ser dados en momentos cruciales para el trabajo, aunque no estén previstos en la agenda de los participantes.

La conversación no tiene que ser necesariamente larga y ni exhaustiva. Hay feedbacks positivos, en los que el buen desempeño del profesional es destacado. Lo más común, sin embargo, es que sean aclarados tanto los puntos positivos como los negativos; con el fin de mejorar de forma integral.

¿Sabes qué es el feedback?

¿Por qué es importante?

El objetivo del feedback es orientar el desarrollo del profesional, ya sea un principiante o un veterano. El objetivo de esta retroalimentación es una de las principales tareas de los gestores.

La idea principal es que sea dado de forma directa y objetiva, con ejemplos de las acciones realizadas por el profesional; siempre de una forma respetuosa. El feedback también puede ser dado por un compañero que siga su trabajo.

De forma general, la conversación debe reforzar comportamientos positivos del profesional y alertar sobre los comportamientos negativos que pueden entorpecer su desempeño.

¿Cómo aprovechar un feedback?

Quien recibe el feedback tiene que estar abierto a escuchar lo que se dice. Este no es el momento de discutir. La idea es escuchar, observar, aprender, mostrarse dispuesto a cambiar para mejorar y agradecer.

El feedback es una buena forma en que el profesional puede entender, de mejor manera, lo que el jefe e, indirectamente, la empresa, espera de él; así como lo que debe o no hacer para cumplir estas expectativas.

Tu jefe puede, por ejemplo, hablar sobre tu desempeño en la última reunión de equipo, en donde parecías un tanto agresivo con un compañero que hacía preguntas sobre cierta información que presentaste.

En casos así, es importante no intentar “defender”, ni justificar tu reacción. Lo mejor, es simplemente escuchar, pensar sobre el tema y descubrir formas de hacerlo mejor la próxima vez.

¿Sabes qué es el feedback?

Quien recibe el feedback también puede hacer preguntas, siempre que el objetivo sea únicamente el de entender bien lo que está siendo dicho. Es importante salir de la conversación sabiendo que se ha entendido todo lo que se ha escuchado.

Si consideras que es indispensable hacer una “defensa”, elige otro momento para hacerlo, pidiendo otra conversación con tu jefe después de haber pensado más sobre el asunto.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com