Trabajo y maternidad: 6 cosas que no necesitas hacer para tener éxito

Seamos realistas: encarar trabajo y maternidad no es una tarea fácil en un mundo que exige que seamos perfectos en todo. Es necesario ceder un poco por el bien de tu salud física y mental – y no debes tener vergüenza en admitir esto.

Si eliminas de tu rutina de algunos de los principales factores de estrés, podrá vivir tu carrera y la maternidad de una manera más ligera y saludable. A continuación, enumeramos algunas de las actitudes que puedes dejar de lado y, aun así, ser exitosa, como madre y como profesional:

1. Buscar el equilibrio perfecto entre familia y trabajo

A veces, tu familia demandará más atención. Otras veces, tendrás que centrarte más en tu carrera profesional. Y todo bien. El secreto para lidiar con la situación y con la culpa que surge en la mayoría de las veces – es ser sincera y pedir ayuda, ya sea a tu pareja, a tu jefe o compañeros de trabajo.

Trabajo y maternidad: 6 cosas que no necesitas hacer para tener éxito

2. Dejar de cuidar de ti misma

En vez de pasar horas divagando en internet o viendo series en Netflix, intenta hacer algo que realmente te haga bien; y sobre todo, que te ayude a relajarte física y mentalmente, como tomar un baño largo o disfrutar de una copa de vino. No olvides dedicar tiempo para ti misma.

3. Decir “sí” a todas las invitaciones

Puede ser sincera: salir con las amigas puede ser algo que no acontezca demasiado cuando se tienen hijos. Perder la vida social no es algo saludable, además de que tienes derecho a divertirte como cualquier otra persona. Por otro lado, puedes sentirte presionada a aceptar todas las invitaciones; sin embargo, debes priorizar los momentos y las amistades que te conlleven mayor alegría; y dejar de lado aquellas que sólo chupan tu energía.

4. Tratar de ser la empleada perfecta

Establecer límites puede parecer aterrador, pero es algo necesario. Con el tiempo, tus compañeros de trabajo tendrán que acostumbrarse al hecho de no podrás quedarte en la oficina hasta tarde, ni responder a mensajes de correo electrónico los fines de semana. El secreto es ser constante. Siempre que sea necesario, deja en claro que no harás algo – de lo contrario, ese “ok, pero sólo hoy” puede ser más frecuente de lo que deseas.

5. Hacer todo por tus hijos

Pide que hagan las tareas básicas, como doblar las toallas o regar las plantas. A medida que crezcan, deja que sean responsables de limpiar sus habitaciones, lavar los trastes, sacar la basura, prepararse de vez en cuando su desayuno, etc.

Trabajo y maternidad: 6 cosas que no necesitas hacer para tener éxito

6. Compararte con otras madres

El hecho de que algo funciona para una familia no quiere decir que funcione para todas. Puede ser que no puedas salir de casa siempre maquillada como tu amiga, pero puedes ser excelente en la creación de juegos y para distraer a los niños. Las comparaciones sólo harán que te sientas mal. Debes aprender a respetarte y entender que, así como todas las personas son diferentes, las familias también lo son.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com